En medio de prolongadas cuarentenas, las rutinas de las personas como consumidores de bienes y servicios cambian. Como ya no pueden salir para obtener ciertos productos, el eCommerce se instaló como su aliado confiable. 

De acuerdo con un estudio de América Retail, en la primera semana de la cuarentena (iniciada el 20 de marzo pasado en Argentina) el 61% de los argentinos ya habían comprado o pensaban comprar online, y para más del 30% de ellos significaba su primera experiencia de eCommerce. Así, varios se encontraron con un universo que desconocían y que, por lo mismo, les generaba cierta desconfianza. 

Ante ello, diferentes servicios han tenido que reinventarse, hacer cambios en sus plataformas y hacerlas más amigables para el usuario. Tal como los consumidores han cambiado sus rutinas, quienes ofrecen bienes y servicios deben adaptarse al comercio online.

Y aquello no sólo en Argentina, también aplica para Chile, como dan cuentas las experiencias nacionales.

Escenario Complejo

Como detalló el ministro de Economía, Lucas Palacios, las ventas del comercio minorista cayeron cerca de 50% las primeras semanas de mayo, en comparación al mismo período del año pasado. La cifra se registra sin contar a los supermercados, que han sido los comercios que siguen funcionando con cierto grado de normalidad.

No obstante, detalló el secretario de Estado, si se les considera, la caída se reduce y llega al 25%. Algo que claramente se veía venir con la determinación de aplicar cuarentenas más severas.

Teniendo en cuenta aquello, el el presidente de Cámara Nacional de Comercio (CNC), Manuel Melero, pidió «impulsar un plan especial de reconversión de nuestra actividad hacia la proyección tecnológica de nuestros establecimientos comerciales».

«Necesitamos abrirnos a la tecnología y al comercio electrónico a través de una colaboración con el Estado, con el Gobierno», sentenció.

Nuevos desafíos

La reconversión no es de la noche a la mañana. Se requiere esfuerzo y tener en cuenta que se debe disponer al cliente una web limpia. Algo en lo que B&L tiene experiencia y te puede ayudar.

Es clave que el cliente pueda encontrarse con una plataforma confiable. Esto, no sólo a la hora de pagar de forma segura, se les debe proporcionar antecedentes que esclarezcan sus dudas. En ese sentido, una buena experiencia para el usuario dependerá, en gran medida, de la cantidad de información y datos limpios que la plataforma  le otorgue. 

Será clave, entonces, que el cliente se encuentre con una descripción detallada de la oferta, buenas fotografías, medidas, paleta de colores, e idealmente reviews. Todo aquello les permite tangibilizar lo que va a comprar.